Article written by

Una respuesta a “A Málaga (II)”

  1. Málaga no hace prisioneros | Desnudo a la intemperie

    […] Llegué a tiempo y apure uno, dos, y tres cigarros hasta la llegada de Ruiz Capilla, que demoró la aparición unas dos semanas. […]

Deje una respuesta.

16 + tres =